Menú Principal
27 de febrero de 2019

Pompeya y Herculano, víctimas del Vesubio

25 agosto de 79.- La erupción del volcán Vesubio y la posterior destrucción de las ciudades romanas de Pompeya y Herculano es probablemente uno de los desastres más conocidos de la antigüedad. El desarrollo de los acontecimientos habría comenzado a partir de las 8 horas del 24 de agosto para concluir alrededor de las 6 horas del día siguiente, aunque estudios recientes sugieren que fue en octubre. Esta catástrofe también alcanzó a Estabia y a otras zonas circundantes, donde vivían entre 16 mil y 20 mil personas, calculándose que el total de muertos habría sido en torno a las cinco mil personas. Solamente en Pompeya y Herculano, los arqueólogos han podido encontrar restos de unas 1.500 víctimas de la erupción.

Básicamente, los historiadores han aprendido sobre esta erupción por los registros de Plinio el Joven, administrador romano y poeta que para la erupción tenía 18 años y que la habría presenciado desde la localidad de Miseno (a unos 30 kilómetros del volcán). Su tío, el sabio Plinio el Viejo, murió posiblemente asfixiado por los gases al cruzar el golfo de Nápoles a observar el fenómeno. Por esto es que en vulcanología se haya denominado «erupción pliniana» a la erupción violenta de un volcán liberando gases en una columna eruptiva que puede alcanzar decenas de metros.

Antecedentes
En lo que se considera un antecedente de la erupción, el 5 de febrero del año 62, un fuerte sismo afectó la región, causando gran destrucción alrededor del golfo de Nápoles y especialmente en la ciudad de Pompeya. La muerte de centenares de ovejas por «aire contaminado» en las cercanías la ciudad, reportado por Séneca el Joven, ha llevado a los vulcanólogos actuales a plantear que se debió al dióxido de carbono volcánico y por ello se dice que este sismo estuvo relacionado con una nueva actividad en el Vesubio.

Otro sismo de menor magnitud en el año 64 fue registrado por Suetonio en su biografía de Nerón​ y por Tácito en su obra «Annales«, ya que Nerón​ se encontraba en Nápoles actuando por primera vez en un teatro público cuando ocurrió el temblor. De hecho, Tácito escribió que el teatro colapsó poco después de ser evacuado.

Los romanos se acostumbraron a los temblores menores en la región. A partir del 20 de agosto del año 79 comenzó una serie de sismos, haciéndose más frecuentes e intensos en los siguientes cuatro días, pero las señales de alerta no fueron advertidas.

La erupción
Las reconstrucciones del proceso de esta erupción y sus efectos varían considerablemente en los detalles, pero tienen las mismas características generales. La erupción duró al menos 28 horas, ya que se estima que a partir del 24 de agosto comenzó una serie de sismos, acompañados de las primeras fisuras pequeñas, con liberaciones de ceniza y columna de humo del volcán durante al amanecer. La población de los alrededores pensó que se trataba de un escape más de humo, pues ya había pasado en años anteriores. En Pompeya comenzó a caer una finísima lluvia de cenizas que nadie percibió.

Entre las 15.00 horas y 17.00 horas, el volcán Vesubio entró en erupción lanzando una columna a gran altura, de la que comenzó a caer ceniza volcánica y piedra pómez, cubriendo el área; fue en este momento en que se llevaron a cabo rescates y escapes del lugar.

Pompeya quedó entonces envuelta en vapores de azufre que penetraron por las rendijas y hendiduras de las casas y villas; y se filtraron en las togas que la población se ponía en nariz y boca para protegerse. Los pompeyanos comenzaron a pasar angustiosos minutos, replegados en los rincones que podían encontrar. Y cuando en el último momento algunos trataron de huir, muchos murieron lapidados por la lluvia de piedras pómez que caía. Aterrorizada, la población retrocedió y se encerraba en sus casas, pero era demasiado tarde. En algunos casos, los techos se derrumbaron, dejando sepultados a los inquilinos.

Se cree que a partir de las 20.30 horas y por al menos siete horas, comenzaron los flujos piroclásticos en las cercanías del volcán. Personas tan lejos como Miseno, huyeron para salvarse. Los flujos tenían un movimiento rápido, denso, y muy caliente, derribando parcial o totalmente las estructuras en su camino, incinerando o sofocando a toda la gente que permanecía en el lugar, y alterando el paisaje, incluyendo la costa. Se calcula que en la ciudad se alcanzó los 260° centígrados.

Todo esto estuvo acompañado por ligeros tremores adicionales y un pequeño maremoto en el golfo de Nápoles. Al amanecer del 25 de agosto, la erupción finalizó, dejando bruma en la atmósfera a través de la cual el sol brillaba débilmente. Del Vesubio solamente salía una débil columna de humo y el volcán se encontraba rodeado por un enorme pedrisco, del que apenas salía alguna columna o algún tejado. En una distancia de 18 kilómetros, el paisaje quedó arrasado y se reportó que la pluma de cenizas llegó a Egipto, Siria y parte de África.

La erupción cambió el curso del río Sarno y levantó la playa, razón por la zona en que se emplazaba Pompeya no tiene hoy ningún río ni está adyacente a la costa.

De acuerdo con un estudio de las capas de ceniza publicado en 1982 y que ahora es una referencia estándar, la erupción del volcán Vesubio del año 79 se desarrolló en dos fases:

1.- Una erupción pliniana que duró entre trece y veinte horas, y produjo una caída de piedra pómez y ceniza volcánica hacia el sur del volcán que se acumuló hasta en una capa de 2.8 metros en Pompeya.

2.- En la segunda fase se produjo un flujo piroclástico que llegó tan lejos como Miseno, pero se concentró hacia el oeste y noroeste. Dos flujos piroclásticos envolvieron Pompeya, quemando y asfixiando a los rezagados que se habían quedado en la ciudad. Oplontis y Herculano recibieron el peso de las marejadas y fueron enterradas por una fina capa de ceniza volcánica, piedra pómez, fragmentos de lava y depósitos piroclásticos.

Sepultada por el material expulsado del volcán Vesubio, Pompeya y Herculano nunca fueron reconstruidas y se perdieron de la memoria colectiva durante más de 1.500 años, hasta que empezaron las primeras excavaciones arqueológicas en el lugar.


Información adicional:

⇒ Ver lugar de la erupción en Google Map.
⇒ Documental: Pompeya, a la sombra del Vesubio:

⇒ Recreación de la erupción del Vesubio en el año 79: