Menú Principal
10 de abril de 1815

Tambora, 1815: La erupción que dejó sin verano al hemisferio norte

10 de abril 1815.- Cuando se habla de erupciones volcánicas de alcance global, sin duda que el galardón se lo lleva el volcán Tambora, ubicado en la isla de de Sumbawa, (Indias Orientales Neerlandesas, actual Indonesia) y que el 10 de abril de 1815 produjo la mayor erupción en la historia registrada. Causó unas 90 mil muertes, su explosión se escuchó hasta una distancia de 2.600 kilómetros, la ceniza volcánica cayó hasta una distancia de al menos 1.300 kilómetros, los flujos piroclásticos se extendieron sobre al menos 20 kilómetros de la cumbre, generó un tsunami de hasta cuatro metros que arrasó las islas de la actual Indonesia y produjo un severo cambio climático en el Hemisferio Norte, al punto que el año de 1816 se le conoció como «el año sin verano«.

Como resultado del enfriamiento gradual de magma hidratado en una cámara magmática cerrada, el volcán Tambora experimentó varios siglos de inactividad latente antes de 1815.​ Durante el enfriamiento y la cristalización del magma, se formó un magma fluido a alta presión dentro de la cámara, a profundidades entre 1,5 hasta 4,5 kilómetros. Esto generó una sobrepresión de la cámara de aproximadamente 4.500 bar y la temperatura varió desde 700° a 850° centígrados. En 1812, la caldera comenzó a retumbar y generó una nube de humo oscuro.

El 5 de abril de 1815 se produjo una erupción de mediano tamaño, seguida de sonidos de detonaciones atronadores que se escucharon en Macasar (a 380 kilómetros), en Batavia (a 1.260 kilómetros) y en Ternate (a 1.400 kilómetros). En la mañana del 6 de abril ceniza volcánica comenzó a caer en Java Oriental, acompañada del sonido de detonaciones leves que continuaron hasta el 10 de abril. Lo que en primera instancia parecía ser el sonido de disparos de armas de fuego, se escuchó en la mañana del 10 de abril en la isla de Sumatra, a más de 2.600 kilómetros de distancia.

La erupción
Alrededor de las 19.00 horas del 10 de abril, las erupciones se intensificaron. Tres columnas ardientes se elevaron y se fusionaron, con lo que toda la montaña se convirtió en una masa fluida de «fuego líquido«. Fragmentos de piedra pómez de hasta 20 centímetros de diámetro comenzaron a caer, seguido de caídas de ceniza volcánica, entre las 21.00 horas y las 22.00 horas.

Flujos piroclásticos cayeron de las laderas hacia el mar por todas partes de la península, aniquilando el pueblo de Tambora. Se escucharon fuertes explosiones hasta la noche siguiente, el 11 de abril. La nube de cenizas se había extendido tan lejos como a Java Occidental y al sur de las Célebes. En Batavia se reportó «un olor de nitrógeno» y cayeron intensas lluvias mezcladas de piroclastostefra, que finalmente disminuyeron al cabo de tres días.

Se estima que la explosión tuvo una magnitud volcánica de IEV-7 o ultrapliniana, teniendo aproximadamente cuatro veces la energía de la erupción del Krakatoa (1883) y equivalente a una explosión de 800 millones de toneladas de TNT. Un volumen de aproximadamente 160 km³ de traquiandesita piroclástica fue expulsado. Esto creó una caldera con un diámetro de seis a siete kilómetros y una profundidad de 600 a 700 metros. En Macasar, la densidad de la ceniza caída fue de 636 kilogramos por metros cuadrado. Antes de la explosión, el volcán Tambora tenía una altitud de aproximadamente 4.300 metros sobre el nivel del mar y era  uno de los picos más altos del archipiélago indonesio… después de la explosión quedó en 2.851 metros de altura.

Consecuencias
Toda la vegetación de la isla fue destruida, donde los árboles arrasados y mezclados con cenizas de pómez, fueron arrastrados hacia el mar y formaron balsas de hasta 5 kilómetros de diámetro. Hay registro de que una balsa de piedra pómez fue encontrada en el océano Índico, cerca de Calcuta, el 2 de octubre de 1815. Las explosiones cesaron el 15 de julio, aunque las emisiones de humo todavía se observaron hasta el 23 de agosto de 1815. En agosto de 1819, cuatro años después, se registraron llamas y réplicas retumbantes en el volcán.

El mismo 10 de abril de 1815, un tsunami de mediano tamaño golpeó las costas de varias islas en el archipiélago de las Indias Orientales Neerlandesas, alcanzado una altura de hasta 4 metros en Sanggar, a las 22.00 horas. La estimación del número de muertos por este tsunami se eleva a unos 4.600 muertos.

La columna de la erupción alcanzó la estratosfera, a una altitud de más de 43 kilómetros. Las partículas de ceniza más gruesas cayeron hasta 1 a 2 semanas después de la erupción, pero las partículas de cenizas más finas se quedaron en el ambiente a una altitud de 10 a 30 kilómetros durante unos 27 mese.​ Los vientos longitudinales propagaron estas partículas finas por el mundo, creando fenómenos ópticos, como por ejemplo en Londres (Reino Unido) donde se observaron atardeceres y crepúsculos prolongados con colores brillantes entre el 28 de junio y el 2 de julio de 1815; así como entre el 3 de septiembre y 7 de octubre de 1815. El brillo del cielo crepuscular apareció típicamente colorido de naranja o rojo cerca del horizonte y de color púrpura o rosado por encima.

En cuanto al número de muertes provocadas directa e indirectamente por esta erupción varía ostensiblemente. Algunos plantean que entre diez mil y once mil personas murieron directamente por los flujos piroclásticos, mientras que entre 48 mil y 52 mil murieron de hambre por la destrucción de cosechas, el deterioro de tierra cultivable y por las enfermedades epidémicas surgidas después de la erupción.

Efectos globales
Esta erupción provocó anomalías climáticas mundiales, al lanzar una cantidad de azufre a la estratosfera, que se ha estimado entre 10 y 120 millones de toneladas.

Entre los meses de mayo y septiembre de 1815, se observó una persistente «niebla seca» en el noreste de Estados Unidos, que era rojiza y atenuó la luz del sol a tal grado que las manchas solares eran visibles a simple vista. Esta «niebla» no fue dispersada por el viento ni por la lluvia y según relatos científicos de la época fue descrita como un «velo de aerosoles de sulfato estratosféricos«.

Un año después, en el verano, los  países del hemisferio norte se vieron afectados por condiciones climáticas extremas. Las temperaturas medias globales disminuyeron aproximadamente entre 0,4 ° y 0,7° centígrados, lo suficiente para causar problemas agrícolas importantes en el mundo. El 5 de junio de 1816 Connecticut y la mayor parte de Nueva Inglaterra (Estados Unidos) fue envuelta por un frente frío; y esa misma semana de verano, la nieve cayó en los estados de Nueva York y Maine. Estas condiciones se produjeron durante al menos tres meses y arruinaron la mayor parte de los cultivos agrícolas en América del Norte. Canadá experimentó también un frío extremo durante el verano, acumulándose una capa de nieve de 30 centímetros en torno a la zona de la ciudad de Quebec entre el 6 y 10 de junio de 1816.

De hecho, registros actualizados dan cuenta que 1816 fue el segundo año más frío en el hemisferio norte desde el año 1400 y la década de 1810-1820 fue la más fría de la historia, como resultado de la erupción del Tambora de 1815. Las anomalías de la temperatura superficial durante los veranos de 1816, 1817 y 1818 fueron de -0,51° centígrados, -0,44° centígrados y -0,29° centígrados, respectivamente.

Además, entre 1816 y 1819 una epidemia de tifus afectó el sureste de Europa y el este de Mediterráneo, epidemia cuya gravedad fue atribuida al patrón de anomalía climática que se experimentó. Los cambios climáticos interrumpieron el monzón en India, causando tres malas cosechas y hambruna, lo que contribuyó a la propagación mundial de una nueva cepa de cólera originaria de Bengala en 1816.​ Las temperaturas bajas y lluvias torrenciales provocaron malas cosechas en Reino Unido y en Gales el hambre obligó a muchas familias a viajar largas distancias como refugiados, pidiendo comida. El hambre prevaleció también en el norte y el suroeste de Irlanda, tras el fracaso de las cosechas de trigo, avena y papa; mientras que la crisis fue grave en la actual Alemania y los precios de los alimentos aumentaron considerablemente, generando disturbios, incendios y saqueos.


Información adicional
⇒ Ver lugar de la erupción en Google Map