Menú Principal
2 de julio de 2015

Qué hacer en caso de incendios forestales

Un incendio forestal es un fuego que, cualquiera sea su origen, se propaga sin control en terrenos rurales o cerca de viviendas, a través de árboles, matorrales y pastizales, verdes y/o secos. Estos se incrementan y propagan con mayor facilidad cuando hay altas temperaturas, fuertes vientos, sequedad de la vegetación y del ambiente. En Chile los incendios forestales son causados principalmente por las personas debido a negligencias, descuidos en el uso del fuego o mala intención.

Video con recomendaciones de la ONEMI para enfrentar un incendio forestal

Antes de un incendio forestal…
→ Evita fumar en lugares con vegetación que pueda arder. Nunca arrojes colillas de cigarrillos ni fósforos, ya que podrían causar un incendio forestal.
→ No enciendas fogatas ni manipules fuentes de calor en zonas cercanas a vegetación. Si es imprescindible hacerlo, ten siempre las siguientes precauciones:
• El lugar debe estar despejado de pasto, ramas, árboles o elementos que puedan arder.
• Delimita la zona del fuego (considera arena, piedras, zanjas) para impedir o evitar que se propague.
• Dispón siempre de elementos para apagarlo (tierra/ arena/agua).
→ Mantén los alrededores de tu vivienda despejados de vegetación y desechos que se puedan quemar.
→ Recuerda: Provocar un incendio forestal es un delito, con penas de hasta 20 años de cárcel.

Durante un incendio forestal…
Si ves humo o fuego en zonas de vegetación avisa a: CONAF (130), Bomberos (132), Carabineros (133) o PDI (134).
→ De indicarse la evacuación, corta la energía eléctrica de tu vivienda y cierra las llaves de paso de gas.
→ Actúa con calma y acata las indicaciones de la autoridad y de los equipos de respuesta.
→ Procura cubrir tu boca y nariz con un paño húmedo para no inhalar humo.
→ Pon atención al comportamiento del fuego y del viento, porque el incendio puede cambiar de dirección e intensidad rápidamente.
→ Si es factible, procura caminar cerca de aguas abiertas poco profundas que podrían servirte como vías de evacuación (ríos, lagos o lagunas).
→ No vuelvas a un área quemada hasta que la autoridad lo disponga. El incendio puede reactivarse.
→ El humo de los incendios forestales es una mezcla de gases y partículas finas de árboles y otros materiales, que puede dañar los ojos, irritar el sistema respiratorio y empeorar la condición de salud de las personas que padecen problemas cardíacos, pulmonares y respiratorios. Es bueno reconocer algunos síntomas de intoxicación por humo, tales como tos con o sin mucosidad, latido acelerado, garganta irritada, dificultad para respirar, dolor de pecho, picor en los ojos, dolor de cabeza y síntomas de asma.