Menú Principal
18 de abril de 2021

¿Qué hacer en caso de un sistema frontal?

Qué hacer antes de la llegada de un sistema frontal…
El período en que no ocurren sistemas frontales es un valioso tiempo para preparar a tu familia y a tu comunidad para enfrentar de mejor manera la ocurrencia de un evento de esta naturaleza, que puede traer lluvia, nieve, viento y marejadas. Existen algunas recomendaciones que se pueden llevar a cabo de manera periódica e incluso horas antes de la llegada de un sistema frontal.

→ Una vez al año, de preferencia durante el verano, revisa el techo de tu vivienda para verificar que no existan hoyos ni otro tipo de desperfecto por donde el agua lluvia se pudiera filtrar a su interior. Asimismo, comprueba que la techumbre esté en condiciones de resistir ráfagas de viento.

→ Periódicamente revisa las canaletas y bajadas de agua de tu vivienda, verificando que no estén sueltas y que no tengan desperfectos por donde el agua lluvia pudiera escurrir fuera de ellas. Además, despéjalas de cualquier elemento que pudiera obstruir el flujo de agua que debe bajar por ellas.

→ Apenas te informes de un pronóstico de lluvia, limpia veredas y calzadas próximas a tu vivienda.

→ Haz un hábito el mantenerte constantemente informado sobre el estado del tiempo en tu zona, a través de los medios de comunicación locales y nacionales.

→ Procura tener siempre en tu vivienda o vehículo, elementos de emergencia, alimentos no perecibles y ropa de abrigo para enfrentar de mejor manera un eventual aislamiento que una lluvia intensa pudiera causar por el corte de caminos.

→ Ante el anuncio de pronóstico de lluvia intensa, procura de que todos los miembros de tu familia o comunidad que dispongan de aparatos celulares, los carguen y moderen su uso mientras dure el sistema frontal, ante la posibilidad de que se produzcan cortes de energía eléctrica ya sea por vientos, rayos o inundaciones.

→ Cuando exista anuncio de la llegada de un sistema frontal, no vayas a la precordillera, la cordillera o zonas alejadas.

Qué hacer cuando el sistema frontal ya llegó…
Cuando en el lugar en que estás ha comenzado a desarrollarse un sistema frontal, es necesario que estés atento a las condiciones de la lluvia, viento, marejadas o nieve; ya que es posible poner en marcha algunas recomendaciones que ayudan a mitigar el impacto que estos fenómenos hidrometeorológicos puedan tener en tu entorno. Acá te entregamos algunas:

→ Mantente periódicamente informado de los pronósticos del tiempo meteorológico y alertas vigentes a través de la Dirección Meteorológica de Chile y ONEMI. Las condiciones y riesgos pueden cambiar en el curso de algunas horas.

→ Cuando veas o te informes que está lloviendo en donde estás, aléjate de quebradas o sectores bajos, ya que es probable que escurra agua con sedimento por ellas y con un alto poder de arrastre. No intentes cruzar cauces de agua, ni siquiera en vehículo.

→ Cuando llueva, aléjate de ríos, esteros y otros cursos de agua, ya que pueden aumentar repentinamente el nivel de sus aguas. Además, no intentes atravesarlo y busca una zona segura en altura.

→ No camines o conduzcas un vehículo por zonas o caminos inundados, prefiere lugares altos y libres de agua. No te expongas a situaciones de riesgo.

→ Si en tu vivienda detectas filtraciones de agua en el techo y las paredes, corta la energía eléctrica de toda tu casa.

→ Si vives cerca de un cauce de agua y observas que éste comienza a subir, es probable que esté comenzando una inundación y debes evacuar a zonas de altura con tu kit de emergencia. Alerta de esta situación a los organismos de emergencia y a tu comunidad.

→ Si tu vivienda se está inundando, desconecta el interruptor general del sistema eléctrico y corta el gas y el agua.

→ La lluvia, la nieve, el viento y la escarcha afectan la seguridad de los traslados en vehículos, por lo que debes conducir con extrema precaución y respeta todas las señalizaciones e indicaciones vigentes.

→ Cuando un sistema frontal esté en desarrollo, evita salir de tu casa o conducir, ya que tendrás una visibilidad muy reducida.

→ Si la lluvia te sorprende conduciendo, evita acciones temerarias, como cruzar pasos bajo nivel o calles anegadas o inundadas.

→ Conduce con precaución, ya que calles y caminos podrían estar con la superficie resbaladiza, barro, escombros y otros elementos no visibles, dificultando la conducción.

→ Si conduces mientras llueve, disminuye tu velocidad y mantiene un mayor espacio respecto del resto de los vehículos sin importar la intensidad de la precipitación. Recuerda que la distancia de frenado se duplica cuando el pavimento está húmedo.

→ Si vives en la zona costera y hay anuncios de marejadas, suspende todas las actividades recreativas y no te expongas a rompientes y oleaje, particularmente en sectores de roqueríos.

→ No ingreses a bañarte a una playa.

→ Si tu vivienda queda junto al borde costero, toma los resguardos necesarios como proteger ventanas y utilizar barreras (sacos de arena) que impidan el ingreso del agua.

→ Si te movilizas en vehículo por un camino costero, conduce con precaución, podría haber obstáculos en el camino, arrastre de arena, piedras, algas, entre otros.