Menú Principal
2 de julio de 2015

Si estás en tu vivienda…

→ Abre la puerta principal y la de los dormitorios al inicio del sismo y sólo si es posible, ya que se pueden trabar por el movimiento y podrás quedar
encerrado. Esta medida te permitirá salir de la vivienda en caso de ser necesario. Utiliza calzado para protegerte de vidrios y objetos cortantes que puedan haber en el suelo.

→ Si tu vivienda no es sismo resistente, sale con tu familia hacia una zona de seguridad en el exterior. Se determinan a lo menos, y no únicamente, como viviendas no sismo resistentes, los inmuebles de adobe en todas sus formas, albañilerías simples, construcción no regularizada estructuralmente y autoconstrucción. Otros tipos de construcciones, como las antiguas o diseñadas antes de 2009, deben ser verificadas en la municipalidad de la zona.

→ Si tu vivienda es sismo resistente, actúa en familia y ubíquense en un lugar de protección sísmica. Deben mantenerse alejados de los vidrios, ventanas y de todo elemento que pueda caer encima. Si no reconocen ningún lugar de protección sísmica, ubíquense debajo de un elemento macizo y afírmense con él.

→ Si estás acostado, levántate y ubícate en el lugar de protección sísmica. Si no puedes dirigirte a ese lugar o estás impedido de llegar, permanece en la cama y protege con los brazos tu cabeza.