Menú Principal
2 de julio de 2015

Evento de calor extremo

Un  evento de calor extremo es cuando la temperatura máxima observada en un día supera la temperatura máxima promedio mensual.

Por su parte, una ola de calor es cuando durante tres o más días consecutivos la temperatura máxima diaria de una localidad es igual o mayor a la temperatura máxima promedio mensual , que en el caso de Chile suele ocurrir entre noviembre y marzo. Si el evento se presenta por cinco o más días continuos, se denomina ola de calor extrema.

Básicamente, las olas de calor suelen ser el resultado de aire atrapado, porque los sistemas de altas presiones empujan el aire hacia abajo. Este empuje evita que el aire que se encuentra cerca del suelo suba. De esta manera, el aire que se hunde actúa como un tapón que atrapa el aire cálido en el suelo. Sin aire que suba, no hay lluvia, y nada que pueda evitar que el aire cálido cada vez sea más y más cálido.

Una ola de calor puede afectar a cualquier persona, pero los más vulnerables son los bebés, los niños, las personas mayores de 65 años, las personas que padecen enfermermedades crónicas al corazón o respiratorias y personas con problemas de movilidad.

¿Cuáles son los riesgos principales?
Los riesgos principales causados por una ola de calor son deshidratación, sobrecalentamiento, agotamiento por calor y “golpe de calor”. Es importante destacar que una ola de calor no es un enemigo visible, apenas se conocen sus movimientos y su efecto no se siente hasta que pasa un tiempo.

Afecta a sus víctimas lentamente, sobre todo a la población más vulnerable. Ancianos, niños y personas con determinadas enfermedades, como por ejemplo, las enfermedades coronarias. Sin embargo, también los jóvenes y las personas que están sanas pueden sucumbir ante una ola de calor. Diferentes situaciones durante una ola de calor pueden poner en riesgo nuestra salud: beber alcohol, hacer ejercicio físico, tomar una medicación que altere la habilidad del cuerpo a regular su temperatura, etc.

¿Qué es un golpe de calor?
Un golpe de calor es lo más grave que puede suceder con relación al calor. Se dice que una persona sufre de un golpe de calor cuando el sistema que controla la temperatura del cuerpo se sobrecarga. Generalmente, nuestro cuerpo se mantiene con la misma temperatura sudando, pero en determinadas ocasiones, el sudor no es suficiente. En estos casos, la temperatura del cuerpo de la persona aumenta rápidamente y si alcanza un nivel alto de la temperatura del cuerpo, puede causar daños en el cerebro y en otros órganos vitales.

Algunos síntomas que advierten de la ocurrencia de un golpe de calor:
→ Temperatura corporal extremadamente alta.
→ Piel seca, caliente y roja.
→ Pulso rápido.
→ Dolor de cabeza.
→ Mareo.
→ Confusión.
→ Pérdida del conocimiento.

Es importante consignar que las olas de calor pueden ser un factor desencadenante del fenómeno llamado “marea roja”, porque el calor puede favorecer la concentración de microalgas tóxicas o no tóxicas en moluscos bivalvos, como choros, almejas, ostiones y machas, entre otros.