Menú Principal
2 de julio de 2015

Evento de frío extremo

Un evento de frío extremo es el descenso de la temperatura del aire superficial por debajo de los cero grados celsius, lo que dependiendo de la humedad del aire, la intensidad del viento y la condición del terreno, puede formar hielo o escarcha.

Generalmente, la helada se presenta en la madrugada o en horas de la mañana y pueden afectar tanto a la población urbana como rural y provocar importantes pérdidas al sector agrícola.

Un evento de frío extremo puede poner en riesgo la vida humana y de los animales por diversas situaciones generadas por este fenómeno meteorológico, tales como:

→ Exposición al frío intenso: El ambiente frío puede congelar la superficie del cuerpo humano y aumentar la presión arterial, exigiendo un mayor esfuerzo al corazón. Cuando las temperaturas oscilan entre los 25 y 50 grados bajo cero, bastan 30 a 60 segundos para que las partes del cuerpo descubiertas y expuestas directamente al frío se congelen. Si esto se prolonga o la superficie del cuerpo sin protección aumenta, puede generarse un cuadro de hipotermia que puede acarrear la muerte. Las personas que corren mas riesgo son aquellas que viven en situación de calle o por habitar en viviendas precarias y mal calefaccionadas.

→ Contagio o agravamiento de enfermedades respiratorias: Cuando hay bajas temperaturas aumenta el riesgo de padecer enfermedades respiratorias tales como gripe, bronquitis o neumonía, entre otras. Por otra parte, en días de mucho frío cuando la gente se reúne en lugares cerrados muchas enfermedades infecciosas se transmiten más fácilmente. En estas situaciones, las personas inmunosuprimidas, adultos mayores, bebés y otras que padecen enfermedades crónicas son las que corren mayor riesgo.

→ Intoxicación con monóxido de carbono: El monóxido de carbono es un gas que no tiene olor, color, sabor y no irrita los ojos ni la nariz. El mal uso de estufas y otros aparatos de gas, junto a una mala ventilación de la vivienda, son situaciones que durante días de frío extremo pueden causar intoxicaciones por monóxido de carbono e incluso la muerte.

→ Quemaduras: Durante episodios de frío extremo, el contacto con chimeneas, estufas y otras fuentes de calor; así como el derrame de líquidos calientes pueden causar graves quemaduras.

Por todo lo anterior es altamente recomendable que la población adopte medidas para enfrentar adecuadamente un evento de frío extremo.