Menú Principal
2 de julio de 2020

Qué hacer en caso de tornados y trombas marinas

Un tornado es un fenómeno meteorológico local que se produce en una zona muy específica del territorio que ocurre durante tormentas de gran intensidad y puede durar desde minutos hasta horas. Una tromba marina, en términos generales, corresponde al mismo fenómeno que el tornado pero generado sobre el agua, pudiendo también llegar a tierra y causar daños. [Más detalles en nuestra sección «Tornados: Lo que hay que saber«]

La ocurrencia de tornados en Chile no es frecuente, pero hay registros documentales de estos fenómenos desde el 16 de mayo de 1633 en Carelmapu (Región de la Araucanía), preferentemente entre las regiones de Maule y Los Lagos. Destacados fueron los tornados ocurridos el 27 de mayo de 1934 en Concepción (Región del Biobio) con 27 muertos y 500 heridos; el 18 de mayo de 1982 en San Carlos (Región de Ñuble) con dos muertos y 300 heridos; el 31 de mayo de 2019 en Talcahuano (Región del Bíobio) con un muerto y 23 heridos; y el 30 de mayo de 2019 en Los Ángeles (Región de Bíobio) con 18 heridos.

A continuación, te entregamos algunas recomendaciones básicas que ayudan a disminuir los daños que causan este tipo de evento adverso:

Ante el riesgo de tornado o tromba marina, presta atención a las siguientes señales:
→ Pronósticos de tormentas eléctricas, vientos y/o granizos.
→ Una nube grande, oscura y rotatoria de la que se desprende una forma de embudo.
→ Un ruido fuerte, similar al sonido de un tren de carga o varios camiones acercándose.
→ Un remolino de objetos levantados por el viento puede indicar la presencia del tornado, aun si la nube en forma de embudo no es visible.

En caso que un tornado amenace el lugar donde estás…
→ Dirígete al nivel más bajo de la edificación, a las habitaciones interiores o lugar central como baños, parte baja de la escalera o clóset. El sitio más seguro es un subterráneo o sótano.
→ Evita lugares abiertos y estructuras con techos grandes y ligeros como gimnasios o  galpones.
→ Aléjate de ventanas, tragaluces, puertas y paredes exteriores.

Si estás al aire libre…
→ Si no hay lugar donde refugiarte, recuéstate sobre el suelo, idealmente en alguna zanja o depresión del piso. Cubre tu cabeza y cuello.
→ Si te movilizas en vehículo y ves un tornado en las cercanías, aléjate y busca refugio. La dirección de desplazamiento de un tornado es incierto.
→ Aléjate de estructuras como carteles publicitarios, gigantografías, tendido eléctrico y otros que pudiesen ser arrojados por el viento.
→ Si vas por el borde costero y observas en el mar la formación de una tromba marina, aléjate del lugar. Ésta podría llegar a tierra.

Si estás realizando alguna actividad marítima…
→ Si ves la formación de una tromba marina, dirige tu nave en la dirección contraria, alejándote del fenómeno.
→ Suspende toda faena de buceo, pesca o maniobras, poniendo al personal bajo resguardo y con sus chalecos salvavidas puestos.
→ En puerto, suspende toda actividad de transferencia de carga o combustibles, retirando al personal hacia las zonas de seguridad, llevando sus respectivos elementos de protección personal.
→ Informa la ocurrencia de este fenómeno al fono 137 de Emergencias Marítimas. Si es posible, efectúa el registro de las condiciones ambientales.
→ Antes de reiniciar las actividades, verifica los daños sufridos a la infraestructura y el funcionamiento de los equipos, para evitar accidentes.

Después de la ocurrencia de un tornado…
→ Tras el paso del tornado, mantén precaución por donde caminas, podría haber vidrios rotos, clavos, entre otros escombros que pueden causarte lesiones.
→ Aléjate del tendido eléctrico caído, estructuras y edificios dañados.
→ Si hay personas atrapadas o heridas, avisa a los servicios de urgencia correspondientes 131 (SAMU), 132 (Bomberos), 133 (Carabineros).